Exposición “Lo indaliano y su repercusión en la plástica contemporánea almeriense” en Ronda

Del 09-05-2017 al 15-07-2017

La exposición organizada por La Fundación Unicaja ‘Lo Indaliano y su repercusión en la plástica contemporánea almeriense’, conformada en su totalidad por obras pertenecientes a la Colección de Arte Unicaja, resume a través de cincuenta obras la ‘aventura estética almeriense’ y su posterior repercusión en la plástica contemporánea. Se trata de una muestra cuyo planteamiento parte de dos premisas básicas planteadas por sus propios protagonistas: la negación a considerar lo Indaliano como un concepto estético grupal, y situar a Jesús de Perceval como principio y fin de la idea plástica indaliana.

La muestra se compone de un grupo estimable de obras de relevante calidad, que reflejan, de forma eficaz, el alcance y versatilidad que lo Indaliano ha supuesto para la plástica almeriense; obras que, en buen número, se exponen de cara a su estudio, contemplación y disfrute por parte de la sociedad.

En esta muestra están presentes, con creaciones de gran calidad, cinco artistas estrechamente relacionados con lo Indaliano, presentes en el escenario plástico del grupo desde sus inicios junto a Jesús de Perceval. Se trata de Miguel Cantón Checa, Luis Cañadas, Antonio López Díaz, Francisco Alcaraz y el propio Perceval. Todos ellos bautizaron el Indalo en 1947 durante el I Congreso Indaliano celebrado en Pechina (Almería) y colaboraron en la célebre exposición colectiva celebrada ese mismo año en el Museo de Arte Moderno de Madrid.

Dos años después del apogeo indaliano acontecido en 1951, a raíz de la Primera Bienal Hispanoamericana en la que Perceval presentó su célebre obra “La Matanza de los Inocentes”, aparecen en la escena indaliana nuevas figuras cuyas propuestas plásticas, relacionadas fundamentalmente con la concepción estética del paisaje almeriense, advertían cierta relación con lo Indaliano. Entre ellos se pueden destacar las figuras de Francisco Jiménez “Pituco” y Miguel Martínez Gómez, presentes en esta exposición. Algunos especialistas adscriben estos pintores al Grupo Indaliano a raíz de su participación, junto a los artistas considerados fundadores, en la Colectiva Indaliana celebrada en las Galerías Layetanas de Barcelona, organizada a propósito del Primer Salón de Artistas Ibéricos en el año 1953; exposición que marcó el comienzo de la aceptación de las vanguardias en nuestro país.

Con posterioridad, a lo largo de los años 50 y 60, surgen otros pintores, entre ellos, Rafael Córdoba, Carmen Pinteño, Carmen Perceval –hija del fundador– o José Plaza Plaza; artífices de una producción pictórica de gran calidad donde, desde un posicionamiento absolutamente personal, se percibía aún la influencia de lo Indaliano. Relación estética que percibimos especialmente en su singular plasmación del color, que se convierte en el protagonista de obras, no ausentes de expresión, cuyo cromatismo no tiene una correspondencia exacta con la realidad, pues éste queda alterado por el efecto deslumbrante provocado por la intensa la luz almeriense; característica que acompañó lo Indaliano desde sus orígenes.

Mención aparte merece José Gómez Abad, miembro del Grupo Indaliano desde sus orígenes y expositor en la colectiva celebrada en Madrid en 1947 que, no obstante, al igual que otros contertulios de la Granja Balear, terminó abandonando su relación con el círculo capitaneado por Perceval. Su propuesta poco tiene que ver con lo Indaliano, pero con posterioridad a los años cincuenta tampoco la pintura de los restantes artistas, considerados fundadores, tuvieron relación alguna con los ideales originales plasmados por Perceval.

Jesús de Perceval

Es indiscutible el protagonismo de Perceval dentro del Grupo, de hecho la mayor parte de los estudios de investigación existentes sobre el tema admiten que lo Indaliano nace y muere con su creador. Una notoriedad que, paralela a la calidad de su producción pictórica, le permite convertirse en una de las personalidades más destacadas del panorama artístico español a mediados del siglo XX.

Perceval (Almería, 1915-1985) practicó no pocos registros artísticos, Exposición ‘Lo indaliano y su repercusión en la plástica contemporánea’ a veces de forma simultánea, desde su etapa más sombría y expresionista de los años treinta, que combina en ocasiones con las enseñanzas postcubistas, pasando por la influencia de la pintura renacentista italiana en los años cuarenta, o su etapa colorista de los años cincuenta a raíz de su amistad con Zabaleta. En los años sesenta y setenta se encuentran contribuciones sobresalientes en su producción a través de una pintura metafísica, no lejana al surrealismo. Una obra tan enigmática como protagonista de esta exposición, titulada Hasta que se aniquile el que no existió y subsista el que no dejó de existir (Abu L´Abbás Ibn Al-Áríf; Almeriense, S. XII), datada en el año 1965, es buen ejemplo de esta época. No menos misteriosa, a pesar de su evidente temática religiosa, se presenta Asunción, del año 1960.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestEmail this to someonePrint this page
ver todas las actividades

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR