Exposición “La Balsa de la Medusa. Alegoría de una salvación” Obras de Paco Cabello

Del 20-11-2017 al 02-02-2018

“La balsa de la Medusa. Alegoría de una salvación” es una exposición de trabajos escultóricos realizados con madera policromada y ensamblada que muestra fielmente el universo particular de su autor, Paco Cabello, (Cuevas Bajas, Málaga, 1965). Un universo estético muy personal que el autor construye a base de trozos irregulares de madera que, en su unidad, conforman un conjunto coherente de piezas muy sutiles que funcionan como “balsas”, como estructuras flotantes a las que asirse en el mar de nuestra cotidianidad. Sus citas, constantes a Kandinsky y a Feito, nos hablan también del oficio del pintor, en una suerte de mezcla de estilos artísticos que funcionan como verdadero “elemento de salvación”: conceptual y también visual.

En palabras del artista José Medina Galeote:

El trabajo escultórico de Paco Cabello tiene entre sus características esenciales un afán constructivo muy personal que le otorga cierta voz propia dentro del panorama escultórico más contemporáneo.

Las piezas de Cabello, en su mayoría realizadas con madera -que policroma minuciosamente con pincel y óleo-, suscitan y evocan una particular reacción para con el mundo clásico, ya que en cierto modo, redirige al espectador a aquellos espacios históricos, que por simbólicos, representan también lo alegórico. (véase como ejemplo la pieza “Naufragio, 2007).

En el año 1961, el Museo de Arte Moderno de Nueva York (MOMA) organizó una muestra que llevaba por título “The art of Assemblage”. Esta magnífica exposición, curada por William Seitz, reunió a 130 artistas y más de 250 obras. La nómina de artistas que componía dicha muestra fue a todas luces apabullante: Braque, Picasso, Kurt Scwitters, Man Ray, Cornell y Robert Rauschenberg entre otros importantes creadores.

Lo interesante de esta exhibición celebrada en Nueva York, entre tantos otros aspectos por destacar; fue también el hecho de que en cierta manera se describiera por primera vez -artísticamente hablando- el assemblage o ensamblaje como “el arte de realizar manufacturas a partir de materiales naturales, fragmentos u objetos, de calidad artística”.

De alguna manera, la acuñación artística de este término sobrepasa en su amplitud formal y conceptual al territorio del collage, y abría la puerta a una metodología artística que, aún pudiendo beber de esa fuenta anterior, se sobredimensionaba exponencialmente en cuanto a lo simbólico de sus posibles y ulteriores significados, además de sus posibilidades de avance artístico.

Básicamente, la técnica del ensamblaje consiste en fijar fragmentos, trozos o recortes matéricos, incluso objetos de distinta procedencia (elementos diversos -a priori- no señalados como materiales de/para el arte), que en su selección y también durante el proceso de construcción de la obra, llegan a ser tan importantes como el posible valor realista que pueda tener la obra una vez finalizada.

Paco Cabello realiza composiciones con madera: madera encontrada, madera reutilizada, madera cortada con precisión de máquina de serrar, partida, atornillada, encolada, ensamblada y pintada.

Al cabo, son composiciones meditadas que recrean para el propio autor situaciones imaginadas, reales e incluso experienciales (“Noche africana”, 2008 ó “Presagio“, 2005) que ante la mirada del espectador omnisciente pueden tornar simbólicas.

Son también estructuras sumamente formales que completan de forma inteligente el espacio, ya que algunas se presentan de manera exenta…, cual balsa de madera flotando en el mar y a la que pode asirse…, en mitad de una sala de exposiciones, o bien instaladas sobre pared, en una especie de tour de force de la propia escultura por trascender a la pintura; no en vano sus obras siempre guardan esas referencias o guiños a trabajos de pintores ciertamente trascendentes como Kandinsky (“Homenaje a Kandinsky”, 2015) o incluso al pintor español Luis Feito (“Homenaje a Feito”, 2015), como tampoco es baladí el hecho de que, por norma general y como se ha advertido más arriba, remate con óleo todas sus piezas, policromando a pincel parte de las superficies de las maderas con las que habitualmente se trabaja.

Paco Cabello ha mostrado sus trabajos de manera colectiva e individual de forma ininterrumpida por toda la geografía española desde 1985, año en el que su propuesta pudo verse en la galería Ánima de Sevilla, destacando también en su semblanza proyectos internacionales como su proyecto para la galería Opsteker de Ámsterdam.

Con esta exposición se tiene la posibilidad de ver y estudiar in situ el trabajo de este singular escultor en este cuidado y céntrico espacio de la Fundación Unicaja, la Sala Unicaja de Exposiciones Siglo.

Para esta muesttra, el autor y Fundación Unicaja han seleccionado 25 piezas escultóricas de su producción más reciente, más una serie de siete dibujos inéditos que son representativos del trabajo de este escultor malagueño.

De nuevo, Fundación Unicaja organiza y da cabida en sus diferentes espacios expositivos de Andalucía a proyectos artísticos personales que, como en el caso de Paco Cabello, tienen en común la constancia y buen hacer de quienes lo crean; el trabajo, la producción y la comunicación de quien los acoge para su correcta difusión, sumando al claro compromiso que mantiene esta Fundación para con los lenguajes artísticos más contemporáneos: los que suceden en nuestro tiempo.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestEmail this to someonePrint this page
ver todas las actividades

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR