Exposición Jesús de Perceval. ‘Memoria fotográfica’

Del 06-04-2017 al 07-07-2017

A través de 78 fotografías la presente exposición demuestra que Jesús de Perceval, además de pintor, escultor y adalid del reconocido “Movimiento Indaliano”, fue un excelso fotógrafo; autor, teórico, escritor y crítico en las páginas de Afal.

Sus instantáneas, algunas de ellas mostradas en esta exposición, ocuparon interiores y portadas de esa mítica revista, participaron en sus salones y representaron a la Agrupación Fotográfica Almeriense en citas tan relevantes como el XVI Salón Internacional “Alberti” de Charleroi (Bélgica, 1958) o la II Bienal Internacional de Fotografía de Pescara (Italia, 1958). Hablamos, por lo tanto, de un fotógrafo cuyo peso, tanto teórico como práctico, quedó más que demostrado hace ya más de medio siglo.

Fue la suya una fotografía libre, ajena a las cortapisas y ataduras lingüísticas que marcaron parte de su pintura, experimental, sin directrices marcadas más allá de las impuestas por la propia técnica y el propio deseo creador. Apoyándose en su sólida formación como pintor y escultor, tomó la fotografía desde sus más amplias vertientes, utilizando tanto su cauce tradicional y pictorialista como sus arriesgadas formulaciones ejecutadas al amparo de las míticas vanguardias históricas de los años 20 y 30 del pasado siglo XX.

Jesús de Perceval, (Almería, 1915-1985)Desde temprana edad fue hábil en el dibujo y la pintura. Estudió en la Escuela de Artes y Oficios de Almería, matriculándose más tarde en la Escuela Superior de Bellas Artes de San Fernando en Madrid.

En 1934 recibió la medalla de oro de la Exposición Regional de Andalucía celebrada ese año y dos años más tarde, en 1936, obtuvo el galardón homólogo en la Exposición Internacional de París.

Perceval sería una de las personalidades más activas y dinamizadoras del depauperado panorama cultural de la provincia almeriense durante la posguerra. A él se debe en gran parte el nacimiento y desarrollo del movimiento indaliano, surgido en la década de los 40 a raíz de las tertulias mantenidas con otros artistas e intelectuales como Celia Viñas, Juan Cuadrado, José Gómez Abad, Miguel Cantón Checa o Capuleto. Dicho movimiento se inspiraba en las raíces de la tierra consideradas desde una perspectiva global, ensalzando el carácter ancestral, mágico y espiritual de las culturas del sureste peninsular, resumido éste en el indalo, símbolo de las civilizaciones prehistóricas, y en la presencia en la región de San Indalecio, uno de los primeros evangelizadores de Iberia, símbolo a su vez de la espiritualidad cristiana.

Perceval abanderaría el movimiento indaliano durante su presentación en el Museo de Arte Moderno de Madrid en 1947, logrando una gran acogida por parte de la crítica, especialmente de Eugenio d’Ors, a la sazón Jefe Nacional de Bellas Artes, quien se convirtió en entusiasta valedor del movimiento. El año siguiente, 1948, Perceval y otros indalianos fueron invitados a participar en el VI Salón de los Once de la Academia Breve de Crítica de Arte.

Durante los años 50, Perceval residió en Madrid y expuso en Múnich, Roma, París y en diversas ciudades de Argentina, Chile y Bolivia. En 1951 participó en la I Bienal Hispanoamericana de Artes de Madrid, despertando gran expectación su obra La degollación de los inocentes.

 

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestEmail this to someonePrint this page
ver todas las actividades

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR