Concierto “Música para cambiar el mundo” de Julio Mazziotti

05-10-2017

Concierto benéfico de Julio Mazziotti  a favor del Monasterio de Ntra. Sra. de la Paz y de la Santísima Trinidad.

El pianista Julio Mazziotti ofrecerá el concierto de piano titulado “Música para cambiar el mundo” que envuelve al espectador en una magia absolutamente dulce, como quien concilia un sueño profundo y tranquilo donde la sensibilidad y la paz lo envuelven todo. Una música llena de emoción.

El proyecto «Música para cambiar el mundo», un concierto en directo basado en el disco del mismo nombre, lanzado el año pasado y que ya ha presentado en importantes ciudades de Europa y Estados Unidos. El espectáculo combina música con relatos improvisados que hablan «sobre las distintas posibilidades que tenemos los seres humanos de cambiar nuestra visión de la vida y, por lo tanto y en definitiva, de cambiar y mejorar el mundo que nos rodea», explica el autor.

El espectáculo, a pesar de estar basado en el disco homónimo, «es bastante libre de estructura, muy dinámico en el aspecto de que no sigue un programa riguroso». Mazziotti va interpretando diferentes piezas entre las que a veces, intercambia opiniones y reflexiones con el público. «Este proyecto está pensado para poder ser disfrutado a cualquier edad», señala el artista, un apasionado de la música desde muy pequeño, pues con cuatro años construyó su primer instrumento, «hecho con vasos, copas, botellas, ollas y trozos de madera, era casi como una orquesta». De ahí que el pianista siempre tenga la mirada puesta en la difusión de la música en la infancia. «Hay mucha gente que lo ve una vez, y después vuelve con su abuelo o con su hijo. Se lo pueden pasar bien los adolescentes, los niños y los mayores».

Julio Mazziotti

Nació en la ciudad de Mendoza el 8 diciembre de 1960. Hijo de Vicente Mazziotti y Mirta Greco, siendo el segundo de los cuatro hijos del matrimonio. Desde muy pequeño demostró gran atracción por la música, tanto que con solo 4 años de edad construyó su primer instrumento musical, con copas, botellas y maderas, con el cual pasaba largos ratos imitando y creando melodías y diferentes ritmos. Esto llamó la atención de sus padres ya que en la familia nadie se dedicaba a la música. Así comenzó su pasión por la creación musical.

A los 10 años tomó sus primeras lecciones de teoría, solfeo y guitarra clásica con el reconocido maestro Tito Francia, y a la edad de 15 años ingresó en la Escuela Superior de Música de la U.N.C., donde comenzó sus estudios de piano.

Allí estudió varios años de la Licenciatura de Piano pero su mayor interés siempre estuvo centrado en la creación de su propia música. En esos años no existía en la U.N.C. la carrera de composición, y al no tener posibilidad de estudiar en otra ciudad, su formación en ese campo fue totalmente autodidacta. A los 20 años de edad comenzó a formar varias bandas de música progresiva o rock progresivo. La más destacada de estas bandas fue el quinteto La Veta, cuya característica fue la de fusionar elementos del jazz con la música clásica.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestEmail this to someonePrint this page
ver todas las actividades

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR